Bienvenidos a nuestra web

Vacuna COVID-19, un desafío logístico nunca visto hasta el momento

vacuna-covid-19

Vacuna COVID-19, un desafío logístico nunca visto hasta el momento

26 febrero, 2021
|

Los proveedores de logística se enfrentan al desafío de establecer, de forma rápida cadenas de suministro médico para administrar vacunas en cantidades nunca vistas hasta ahora con más de diez mil millones de dosis en todo el mundo.

Dentro de los principales desafíos cabe destacar las temperaturas y sus diferentes requisitos. Mientras que la vacuna de Moderna y Oxford-Astra Zeneca aguanta sus propiedades durante seis meses a -20º C, la vacuna de Pfizer-BioNtech necesita ser conservada a -80º C. Esta característica obliga a los operadores logísticos a disponer de un proceso just in time en el que son necesarios características de la ingeniería industrial.

Desde Aza Logístics, operador logístico cuyos emplazamientos a temperatura controlada cuentan con la certificación GDPs y en vías de conseguir la homologación de entidad de distribución, por parte de la AEMPS, destaca el proceso que siguen las vacunas desde su llegada a las instalaciones de distribución hasta su entrega en el punto final para ser ser administrada pasa por varios pasos.

“Primero se recepciona la mercancía en la zona refrigerada, se verifica los registros de temperatura y etiquetado de la misma. En segundo lugar, se almacenan las dosis a las temperaturas requeridas, normalmente a 2º C y 8º C, con excepciones como las actuales vacunas de Pfizer-BioNtech que son almacenadas a -80º C. En tercer lugar, se realiza el picking de los viales que vayan a suministrarse a cada punto de vacunación, esta operación se realiza en cámara de frío. Y, en cuarto lugar, se preparan los pedidos de envasado, etiquetado, precintado y generación de la documentación de entrega.”

Subraya el CEO de AZA Logístics, Germán Monedero.

Y añade que “en quinto elemento se realiza la expedición hacia los puntos finales de administración de la vacuna, previa validación de las rutas de transporte, en sexto lugar se realiza un seguimiento del transporte con control de temperatura y de la ruta, utilización de registradores de temperatura y aparatos GPS, en séptimo lugar se entrega en el destino final y a las personas designadas con acuse de recibo”, señala Germán Monedero quien añade que “la Agencia Española del Medicamento debe validar todo el proceso y el operador también debe estar validado por esta”.

No todos los operadores logísticos cuentan con la infraestructura para llevar a cabo la distribución de las vacunas. En el caso de AZA Logistics podemos distribuir las vacunas como la de Moderna u Oxford con temperaturas entre los 2º C y los 8º C, pero no con las de Pfizer-BionTech con temperatura a menos -80º C.

Desde AZA Logistics destacamos “la complejidad de trabajar con este tipo de vacunas que requieren una temperatura tan baja, -80º C es algo nuevo para las empresas de distribución, por lo que muchas deben de dotarse de las infraestructuras más adecuadas para poder albergarlas. Así cómo formación específica para el resto de trabajadores sobre la correcta manipulación de las mismas sobre las diferentes fases de recepción, preparación de pedidos y expedición”, comenta Germán Monedero.

Para garantizar esa temperatura de -80º C “el sistema de embalaje es clave para mantener la temperatura objetivo, por ello se está utilizando hielo seco, gas carbónico o incluso hidrógeno, que permite generar y mantener esta temperatura un periodo de tiempo que se podría alargar incorporando hielo seco de forma periódica”, detalla Patricia Navarro desde ITENE.

A estas características además, el responsable técnico farmacéutico de AZA Logistics, Andrés Sánchez, explica que el transporte debe realizarse utilizando vehículos dotados con equipos homologados de refrigeración, con el objetivo de que las vacunas mantengan su estado de congelación o semicongelación la mayor parte del trayecto”.

Sin embargo, otro de los retos de la distribución de estas vacunas, además de llegar al máximo de la población es la sostenibilidad en toda la cadena de suministro. Es imprescindible considerar que tipos de embalaje y qué modalidades de transporte son reutilizables y cómo se puede organizar las logísticas inversas. Pero además, los requisitos de temperatura severos en las condiciones más adversas sólo se pueden afrontar con innovaciones tecnológicas.